Derechos Reservados-Copyright © N°5026625 Dirección Nacional del Derecho de Autor República Argentina

lunes, 2 de febrero de 2015

Piden sancionar a médico paraguayo que probó el daño de los agrotóxicos


Martes 3 de febrero de 2015

Por Dra Graciela Vizcay Gomez

Caza de brujas o efecto Monsanto? El Carrasco paraguayo metió el dedo en la llaga.
La cadena de televisión HBO inició la grabación en Paraguay sobre la incidencia de los plaguicidas en las zonas rurales del país, tema investigado por un equipo liderado por el doctor José Luis Insfrán....y muchos están nerviosos.


Su estudio fue publicado por el Hospital de Clínicas y el es el mentor del Simposio sobre agrotóxicos y transgénicos realizado en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) el 25 y 26 de septiembre de 2014. 
El médico Dr José Luis Insfrán viene denunciando hace años los efectos en la salud de las personas. Profesor titular y Jefe de la Cátedra de Semiología Médica de la UNA responde con firmeza que -"Ya no es posible negar que los agroquímicos utilizados en el campo sí afectan la salud humana" .

Nuestro último encuentro fué en Asunción, luego del simposio, en la cena ofrecida por el Dr Joel Holden Filártiga, otro médico que junto a Insfrán, son los precursores en Paraguay, denunciando las afecciones que día a día se repiten en sus consultorios.

En enero pasado en una entrevista con E’a, Insfrán repitió lo que revela el informe “Las enfermedades hematológicas y los Transgénicos”, elaborado recientemente por él y por varios estudiantes de medicina.

Insfrán manifestó que "los millones de litros de agroquímicos que se derraman en los sojales cada año, indudablemente afectan a la salud de la población del Paraguay, principalmente a los de las zonas rurales." Su informe en la investigación arroja que “…doscientos diez casos nuevos de leucemias y linfomas aparecen por año" y que “…Puede afirmarse que por año aparecen 30 nuevos casos de enfermedades hematológicas por cada millón de habitantes y como en Paraguay somos aproximadamente siete millones de habitantes, doscientos diez casos nuevos de leucemias y linfomas aparecen por año”.

Como era de esperarse, amordazar al galeno es ahora cuestión de Estado, como consecuencia de sus dichos y de su estudio Insfrán reveló que les llegó a él y a su equipo, "un pedido de sanción a través de la Facultad de Medicina UNA, por “oponerse al desarrollo del país”. Dicho pedido proviene de los alumnos de la carrera de Biotecnología de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y del coordinador de esa carrera, al decano de la Facultad de Medicina, Aníbal Peris, según el Dr. Insfrán.

-“A nosotros nos llegó un pedido de sanción a través del decano de la Facultad de Medicina, por unos 30 alumnos de Biotecnología, porque nos oponíamos al desarrollo de un país”, dijo el doctor hace escasas horas en otro medio, Radio UNO.

La investigación del Dr. Insfrán y su equipo fue presentada el año pasado. “Nos llamaba la atención que hace 25 años atrás nosotros no teníamos la alta proporción que hoy tenemos de pacientes con enfermedades hematológicas (linfomas, leucemias, entre otros)”. "Prácticamente el 30 % de las camas ocupadas por adultos, eran de pacientes con ese tipo de enfermedades", agregó.

Tomaron casos desde el 2008 al 2013, y los compararon con los de 15 años atrás, cuando comienza el auge del monocultivo de la soja, el resultado es que la cantidad de pacientes aumentaron tres veces más.

En septiembre de 2014 tuvo lugar en Paraguay el Simposio,  cuya idea y aprobación de la casa de estudios fué obra de Insfrán, aunque los organizadores luego lo desplazaron para convertir el Simposio en un circo de Ongs, donde los sojeros y defensores del modelo no asistieron y los alumnos de biotecnología se sintieron atacados ante tanta evidencia científica brindada por científicos de la talla de John Fagan, de la Universidad de Cornell y donde la ausencia más sentida fué la del fallecido científico argentino Dr Andrés Carrasco

Consultado el Dr. Insfrán si gente del Gobierno le pidieron los resultados de su trabajo  para políticas preventivas y de control, el investigador fue claro:

-“No creo que el Gobierno, y menos la Universidad Nacional, estén interesados. En Agronomía y en Biotecnología enseñan que el uso de los transgénicos aceleran el desarrollo de un país” manifestó el médico. 
Esa es la gran hipocresía que enfrenta el vecino país en referencia a la soja que mata de manera silenciosa con sus cócteles de veneno, y ruidosa cuando algún pequeño agricultor cae bajo las balas de los dueños del surco, de las tierras y de las decisiones que se toman en el Palacio de los Lopez, cueva actual de las multinacionales.

Recuerdo estar sentada junto a mi amigo, el Dr Joel Filártiga en dicho simposio, sorprendidos de las preguntas obscenas realizadas por estos estudiantes que hoy piden sanciones.Pichones de genocidas amparados por un personaje del Senave que les escribía las preguntas para entregar a los disertantes, cuyas respuestas los enfurecía. 
Pasaron verguenza, el Simposio fué una verguenza, pero más verguenza es ver una Universidad cooptada por dinero manchado con la sangre de tantos campesinos paraguayos muertos envenenados por esos mismos egresados y profesores cómplices de los mitâ'i que hoy piden sanción. Esos mismos que enseñan la falacia de que la "dosis hace al veneno" en su afán de riqueza a base de "desarrollo de contaminación y muerte". 

Esto me recuerda a las sabias palabras del catedrático de Filosofía del Derecho Jesús Ballesteros, coautor del libro "Biotecnología y posthumanismo", en una pequeña entrevista Ballestero respondía con una verdad tán sólida como cruda : -"Los riesgos éticos de la biotecnología van unidos al dualismo, que desprecia el cuerpo humano como si fuera un simple objeto y no tuviera carácter personal; al voluntarismo tecnocrático que cree lícito hacer todo lo que es técnicamente posible, y por tanto permite la manipulabilidad total de la vida humana y al utilitarismo, que propugna la utilización de los embriones humanos como simples objetos al servicio de la medicina regenerativa, lo que, además de su inmoralidad, hasta ahora no ha dado ni un solo resultado positivo".

Estos pichones de inmorales estudiantes, abanderados por un carroñero viejo, que los usa de escudo están lejos de aprender un 0,1 % de la sabiduría de Ballesteros. Por sobre todas las cosas en su ceguera mononeural, aún no avizoran que en su horizonte, el veneno los tiene en la lista, a ellos y a toda su descendencia.-


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen articulo que muestra en forma contundente el efecto de los agrotoxicos en la vida de las personas ; son letales ,no hay efecto intermedio .Por mas que lo escondan ,los carroñeros ,es asi y debemos saberlo y trasmitirlo a todos los hombres y mujeres de este planeta .

Anónimo dijo...

Que triste como estos estudiantes se tragan de una lo que le enseñan sin cuestionarse nada. Ni aunque la gente se enferme y se muera se cuestionan.

Arnaldo Llerena dijo...

Sólo se enseña a poner veneno y fertilizantes químicos...la agricultura ecológica una curiosidad el paradigma que se enseña es quesin químicos no es posible alimentar al mundo lo cual es una mentira completa pues miles de agricultores desde un metro a cientos de hectáreas cultivan hoy mismo sin venenos ver página de más humus y la mierda devaca.com (sic)
Que intereses prevalecen en las universidades el agro negoció o la salud ?..?. Respuesta fácil

Anónimo dijo...

Me encanto el final del articulo, bien dicho!

Anónimo dijo...

Hay que opinar con propiedad. Asi nomas....

Anónimo dijo...

Pero es mas que lógico todo esto. Un pais de 1er mundo como EEUU es el mas interesado en estos sistemas de cultivos con agrotoxicos, y son ellos quienes presentan cada enfermedad rara que ni se nombraba. Tal cosa no debe ser coincidencia .

Anónimo dijo...

Hijo que investigación! Es en serio esto? Un estudio que compara la actualidad y hace 15 años, hace 15 años dónde las personas de esa localidad consultaban menos, dónde no había ni un puesto de salud, dónde no llegaban los médicos, dónde no había los estudios pertinentes para detectar, uno no debe ser una luz para darse cuenta! Soy una ciudadana común no sigo ni medicina ni biotecnología! Investigar no es sólo ver registro de cantidad de personas enfermas...

Anónimo dijo...

Será Monsanto el feo de la película (innegable). Y los sojeros que compran sus productos( criminales)...¡¡¡ tambien son Apátridas.. ¡" sabiendo que causa cáncer.ulceras.etc.etc.aun siguen comprando y lo van a seguir comprando xq son insensibles a los dolores humanos.sólo ve su bolsillo cuanto le crece con muy poca mano de obra humana y casi el 10.000% de ganancia al.año si no es más comparando x su inversión..¡¡

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión!