Derechos Reservados-Copyright © N°5026625 Dirección Nacional del Derecho de Autor República Argentina

martes, 8 de marzo de 2016

GLIFOSATO: la UE pospuso la renovación de su licencia.Un buen día para la salud pública!


"Esta es nuestra oportunidad de hacer precisamente eso, vamos a parar esta renovación de licencias y detener Monsanto."

Por Graciela Vizcay Gomez

Roundup, el herbicida más vendido de Monsanto, no fué reaprobado por la negativa y rechazo de muchos países de la UE.Con el aplazamiento de hoy el día de la votación, podría ir en cualquier dirección publicó hace minutos el medio londinense GlobalJusticeUK

Ha sido una batalla épica. Monsanto y otras corporaciones están desesperadas por conseguir la licencia por 15 años más del herbicida glifosato, en la UE. Sin embargo, su red de poder ha sido cuestionada por los médicos, científicos y un movimiento global de personas. Con el aplazamiento de hoy de la decisión de la UE, se logró una importante victoria.

La grave amenaza para la salud pública estaba detrás de la decisión de un número de Estados miembros, entre ellos Francia, Suecia, Países Bajos e Italia tras anunciar en los últimos días que iban a votar en contra de la renovación de las licencias del glifosato.

Una batalla de las ganancias corporativas vs necesidades de la población,  fué una lucha en la Unión Europea en los últimos dos días, (7 y 8 de marzo) ya que las negociaciones fueron muy calientes sobre la re-autorización de un producto químico que probablemente produce cáncer en seres humanos.

Lo que pasa es que el herbicida les da millones en beneficios a la empresa química y de semillas el gigante Monsanto. Cambiar la licencia del glifosato, estaba previsto que se votara hoy, pero se ha aplazado hasta mayo.

La noticia del aplazamiento habría llegado como un golpe en particular a Monsanto que tienen mucho en juego, el glifosato es el ingrediente clave del producto estrella Roundup de Monsanto, el herbicida más usado en el mundo y el producto responsable de un tercio de los ingresos totales de Monsanto. Se utiliza en todas partes de nuestros jardines, parques y patios de recreo, de nuestros alimentos, ropa y productos cosméticos. En los últimos diez años 6.133 millones de kilos han sido rociados en todo el mundo y su uso está aumentando rápidamente.

El glifosato está ahora tan extendido que sus huellas se pueden encontrar en una de cada tres hodajas de pan que se consume en el Reino Unido, que aparece en las 14 cervezas top de Alemania y recientemente fue noticia después de haber sido identificado en numerosos productos de higiene femenina en toda Europa.

Para aquellos de nosotros que toman en serio el bienestar del público, y no estamos interesados ​​en los márgenes de beneficios de Monsanto, a la espera de la decisión sobre si debe o no cambiar la licencia de glifosato por otros 15 años, tiene mucha importancia.

Las preocupaciones sobre la seguridad de glifosato fueron corroborados en 2015 con un estudio de la Organización Mundial de la Salud que lo clasificó por ser "probablemente cancerígeno para el ser humano " .

Esta grave amenaza para la salud pública estaba detrás de la decisión de un número de Estados miembros, entre ellos Francia, Suecia, Países Bajos e Italia que anunciaron en los últimos días que iban a votar en contra de la renovación de licencias de glifosato. Un millón y medio de personas han firmado la petición de Avaaz instando a la UE a no cambiar la licencia del herbicida.

Esta resistencia a uno de los principales productos químicos de Monsanto va más allá de Europa con cientos de prohibiciones, restricciones y campañas en todo el mundo. De países como Sri Lanka, El Salvador y Colombia, prohibieron o restringieron su uso, a las comunidades locales en Nueva York y California prohíbe en sus espacios públicos.

En lugar de seguir el ejemplo y tomando medidas para proteger a todos los ciudadanos europeos de este producto químico, la UE solicitó a la propia Agencia Europea Food Standard (AESA) para llevar a cabo un estudio alternativo. Sus conclusiones rechazan las conclusiones de la OMS y afirman que el glifosato es de hecho seguro para los seres humanos.

Tener dos estudios con tales conclusiones en conflicto es confuso para cualquiera que simplemente quiere evitar el consumo de alimentos que han sido rociados con químicos que causan cáncer, o simplemente quieren evitar el uso de productos tóxicos en sus jardines. Pero lo que es peor es que esto no se puede resolver mediante un proceso simple como tener científicos independientes pra volver a revisar los dos estudios, o incluso permitir que las personas puedan comparar los dos y tomar una decisión por sí mismos.

Secretos ocultos y sucios

La insistencia de la EFSA en que los datos utilizados en su estudio siguen siendo el más estricto secreto y no está disponible para cualquier escrutinio externo. El estudio secreto también se ha mantenido en el anonimato para los investigadores. Esto hace que sea imposible saber si alguno de los intereses en conflicto estaban en juego, lo que es particularmente preocupante dado que la investigación de la EFSA en la seguridad del producto son bien conocidos por ser dependiente de los estudios patrocinados por la industria.

Todo esto está en marcado contraste con el estudio de la OMS, que ha hecho públicos todos sus datos y llamado a todos los científicos implicados. Fue esta escandalosa falta de transparencia que provocó que 96 científicos prominentes, escribieran una feroz carta pidiendo las conclusiones de la EFSA que no fueron tenidas  en cuenta.

No es necesario ser un experto en la investigación científica para encontrar alucinante que la Comisión Europea quiere tomar una decisión, con las graves consecuencias para la salud de las personas, basada en las conclusiones de un estudio secreto sin tener en cuenta las conclusiones de la OMS.

Lo más sensato que se puede hacer, es que  la principal preocupación sea el bienestar público, sería la de ejercer el Principio de Precaución y detener el uso de glifosato de una vez por todas.

Si bien es muy difícil de desentrañar los detalles específicos de la forma secreta como Monsanto trabaja para influir en estas decisiones, que son bien conocidos por ejercer el poder detrás de puertas giratorias a través de grupos de presión, como la Asociación Europea de la Industria Biotecnológica (Europabio), la Protección de Cultivos asociación y el Grupo de Trabajo de Glifosato.

Desafiando a una red global de poder corporativo

Si se aprueba, las implicaciones van más allá de Europa y más allá de Roundup. Si los líderes mundiales pueden seguir aprobando los productos de Monsanto a pesar de graves problemas de salud pública, y en base a pruebas secretas, entonces tenemos que estar seriamente preocupados porque Monsanto posiciona actualmente como el experto mundial en la producción sostenible de alimentos.

Es uno de un puñado de grandes empresas del sector de la agricultura y que se presenta como la solución para alimentar a la creciente población mundial. Una reputación que Monsanto defiende ferozmente con campañas de relaciones públicas resbaladizas, y un presupuesto anual de publicidad de 90 millones de £.

Monsanto tiene una enorme influencia en la alimentación mundial y la política agrícola, forma parte regularmente de una plataforma en el cuerpo para la Agricultura y la Alimentación de la ONU (FAO) y participa en numerosos proyectos y acuerdos internacionales agrícolas, incluidas las relacionadas con África. Es una parte de la Nueva Alianza para la Seguridad Alimentaria y Nutrición y Crecer África.

Bajo la apariencia de ser proyectos de desarrollo, estos sistemas han ayudado realmente a Monsanto a ampliar sus mercados africanos y se han aplicado cambios drásticos en las leyes y políticas con el fin de garantizar ambientes de negocios más favorables para Monsanto y sus amigos.

Al igual que en Europa, África ofrece beneficios a Monsanto con nuevas normas aprobadas por los organismos gubernamentales regionales que ayudan a mantener el negocio de Monsanto en auge. Tal fue el caso con los pequeños, aunque muy controvertido Protocolos de Arusha 2015,  un acuerdo que hace cumplir estrictamente la nueva legislación que se refiere esencialmente a la comercialización de semillas.

Se da nuevos derechos a los productores de semillas y empresas privadas, como Monsanto, mientras que penaliza las prácticas agrícolas tradicionales de intercambio de semillas y el ahorro, que es devastador para los agricultores en pequeña escala. Como era de esperar en este tipo de negociaciones, Monsanto no fué nombrada en la mesa de negociación, pero estaba muy presente en calidad de miembro de la Asociación de Comercio de Semillas africano que tenía una fuerte presencia.

Este patrón de Monsanto al acecho detrás de los tomadores de decisiones, es conocido, ya que tomar decisiones importantes con respecto a nuestra alimentación y a la agricultura tienen que parar si queremos un sistema alimentario que pone las necesidades de la gente antes que el beneficio. Monsanto tiene que ser detenido, la salud del mundo depende literalmente de él.Esta es nuestra oportunidad de hacer precisamente eso, vamos a parar esta renovación de licencias y detener Monsanto.-

Fuente Zero Biocidas


3 comentarios:

RedLatinasinfronteras dijo...

Buena noticia, difundimos sin fronteras. salud y saludos!
enlace: http://redlatinasinfronteras.bligoo.com/glifosato-la-ue-no-aprobo-la-renovacion-de-su-licencia
redlatinasinfronteras.sur@gmail.com

Dra Graciela Vizcay Gomez dijo...

gracias!

Bernita dijo...

Si muy de acuerdo. Hay q unir fuerza

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión!